EUSEBIO SEMPERE: OTRO CABALLERO DE LA SOLEDAD

EUSEBIO SEMPERE: OTRO CABALLERO DE LA SOLEDAD

EUSEBIO SEMPERE: OTRO CABALLERO DE LA SOLEDAD
[ Y VUELTA AL PARIS DE LOS CINCUENTA ]

por

ALFONSO DE LA TORRE

sempere1

(…) La maduración personal, interior, secreta, casi clandestina, que se produce en un ambiente de asfixia, de violencia, de reveses y dificultades de toda clase, sin hablar ya de las catástrofes, atrocidades, heridas y derrotas (…) desde lo profundo, una terrible disonancia, cuyo gran dinamismo equivale a su amargura.  La decepción -una serie de decepciones- es probablemente la mejor enseñanza superior que han recibido.

Witold Grombowicz, 1960[1]

 

 

 

Tras concluir sus estudios en la Escuela de Bellas Artes de Valencia, e intentarlo infructuosamente en agosto de 1948[2], a finales de ese mismo año se encontraba Eusebio Sempere (Onil, 1923-1985) en París matriculándose, era enero de 1949[3], en el Colegio de España, después de obtener una beca del SEU[4].   Impulsado por el motor de la ilusión[5], quedaba así alojado en el número 9 del Boulevard Jourdan de la Cité Universitaire, declarando estar cursando estudios en l’École des Beaux Arts de Paris[6].  Aquel año de su llegada era posible cruzarse en los pasillos del Colegio con otros artistas como August Puig, Eduardo Chillida o Pablo Palazuelo.   En el Colegio permaneció ese curso hasta el mes de mayo, siguiendo lo que sería casi una costumbre entre 1949 y diciembre de 1956, la de permanecer en etapas diversas en el Colegio durante el curso escolar, viajando los veranos y navidades con su familia, a Valencia u Onil, para retornar a Francia al inicio de cada período lectivo.   Estadía compleja en París que concluirá en los albores de 1960, en una permanente desazón como leeremos, entre el ir y venir, París u Onil, la necesidad de un futuro conectado con el mundo moderno que representaba Europa o la nostalgia del sentir, casi telúrico, de la tierra levantina[7].

El siguiente curso tras aquel primero citado sí fue completo, estando alojado en el Colegio entre los meses de octubre de 1949[8] y junio de 1950[9].  Algo que, con algún sobresalto temporal, sucederá también entre los cursos 1954 y 1955[10].    Era un vivir algo más cómodo, el  Colegio, frente a la vida al albur de la pensión o las casas de otros que concluiría con, casi, la expulsión del artista por el Rector de la Cité, al haber superado los tres cursos de estadía que eran el límite de estancia.  En una carta se escribe, certificando, ha permanecido los cursos: 1948-1949; 1949-1950; 1954-1955 y 1955-1956[11].   En todo caso, -me quedé pensando tras analizar con profundidad este tiempo-, parece no era Sempere un artista cómodo para el Colegio.   Este artista inquieto, calmo pero pronto a la acción, que repartiera con Loló octavillas en la Avenue du Président Wilson, su hermoso “Manifeste” duplo en el Salon des Réalités Nouvelles (1955) y luego protagonizara un incidente en el Colegio, junto a Lucio Muñoz y Joaquín Ramo[12].

Gélido enero de 1949.  Tuvo que ser singular aquel primer año de su llegada a Paris, invierno librado entre ángeles duros.   Es una cita del poeta Pierre-Jean Jouve que Louis-Paul Fravre trajo para otro artista madrileño, casi llegado a la par que el de Onil:  “Invierno librado entre ángeles duros / restos esparcidos sobre el mar / Jamás será cálido el verano / tanto como la oscura eternidad”[13].    Sí, era Sempere, como  Palazuelo, otro caballero de la soledad[14].   Y pienso frecuentemente con quién, entre otros tempranos residentes del Colegio en ese tiempo, pudo sentir el de Onil una mayor afinidad[15].  Como ya hemos escrito, para nuestros creadores, llegados desde un país con notoria resistencia a lo moderno, convulsa modernidad de rupturas y fragmentos, aquel era un mundo promisorio mas en soledad, abierta recientemente, apenas un año antes, nuestra frontera.

Las relaciones entre los gobiernos, también las comunicaciones ferroviarias, habían quedado restablecidas apenas unos meses antes, en febrero de ese 1948, y el zumbido de los cohetes en Hendaya al paso del primer convoy así lo certificaba; ‘acontecimiento’ sucedido un martes de carnaval en el que las comparsas de exilados, según cuentan las crónicas de prensa de la época[16], iban y venían, saludando bullangueras el viaje del tren hacia la promisoria libertad de la tierra francesa.   Hasta esa fecha el cruce de la frontera había sido penoso, obligados los viajeros a desplazarse desde la aduana española a la francesa en taxi, escoltados por la Guardia Civil.   Así lo rememoraba August Puig[17].

Para seguir ese tiempo, ilusión y tristeza casi a la par, evoco ahora las hermosas escrituras de Xavier Valls: “La meva capsa de Pandora” (2004).  O el citado August Puig en: “Memorias de un pintor” (1991)[18], memorialística de bella letra de quien refiere la sorpresa, conmoción casi, ante el encuentro con aquel mundo y aire de libertad, confraternización en humeantes caves de jazz en Saint-Germain.   En bicicleta llegaba Bernard Dorival, uno de los grandes críticos de ese tiempo, Conservador del Museo de Arte Moderno, al Colegio de España a ver los ateliers de los artistas, entre ellos el de Sempere en 1956[19].

Y el hermoso capítulo “París. Teresa. El desierto”, de la “Memoria personal” de Antoni Tàpies[20].  Recientemente Francisco Farreras ha visto editado su “De ayer y de hoy” (2017), -Paco confiesa que ha vivido-, con un amplio capítulo sobre el particular[21].    Por nuestra parte, hay diversos relatos de ese tiempo en el “Palazuelo. París, 13 rue Saint-Jacques (1948-1968)” (2009-2010)[22].    Es fundamental, más bien para respirar el aire de París, la lectura de las no-memorias de la compleja Loló, luego lo citamos en extenso: “Ir Venir volver a ir.  Crónicas (1952-1957)” (1963)[23].

En fin, esos años de estadías intermitentes de Eusebio en Paris, casi una década, quedaron repartidos entre el Colegio de España y un breve paso por el de Mónaco (1956)[24].  Luego vida errática en Paris: el apartamento de la pintora cubana Loló Soldevilla[25], 33 de la rue Dauphine (1953) en Saint Germain, o la bella casa campestre de Wifredo Arcay[26], vida de provincias en Vélizy-Villacoublay (verano 1956), frente al bosque de Meudon, esta casi coincidiendo con el fin del Colegio de España y el paso por la Maison des Provinces de France, también en la Cité (mismo 1956).   Hacia 1957 le encontramos alojado en el 128bis de la rue de la Tombe d’Issoire, no lejos del Parc Montsouris donde vive Braque[27] y una pensión en el 21 de la rue Campagne Première[28](finales de 1952 y verano de 1958), en Montparnasse.   Sabemos de su estadía en otra vivienda, junto a los hermanos Florencio y Abel Martín en el 18 rue de la Grande Chaumière (invierno 1958)[29], seguimos en Montparnasse, en cuyos cafés nos relataron otros los frecuentes encuentros con Sempere[30].   “París es un fantasma que lo va tomando a una poco a poco”, escribiría Loló[31].

A lo largo de su vida, en entrevistas y correspondencia, no vacilará Sempere en declarar sobre las razones de su marcha a París, será como siempre radical y esta una afirmación reiterada bajo modos diversos: “en una ciudad como Valencia, donde el ambiente era provinciano y vulgar, la formación para un joven pintor podía ser nefasta”[32].   Deviniendo el encuentro con la capital francesa, en general para los artistas de los cincuenta, una auténtica conmoción, capaz verdaderamente de un completo bouleversement.   Aunque era aquel un tímido llegar, a duras penas, administrativamente exigente con la brega burocrática, solicitudes, cartas, idas y venidas, con dificultades económicas o de alojamiento, de ahí que uno recordara a Sempere leyendo los “Diarios” de Gombrowicz, otro trasterrado primero en Buenos Aires y luego en el Paris de los sesenta, cuya cita abre estas líneas.   Mas los retornos a Valencia le permitirán a Eusebio, eso sí, portar el aire del pintor abstracto que viene de Paris conocedor de las nuevas tendencias[33].   Estaba dispuesto Sempere “a alistarse en todas las vanguardias y todos los ‘ismos’, abriendo la marcha de las más atrevidas expediciones por nuevos derroteros del arte”[34], lo cual le llevaría años después a, apodíctico, sentenciar ser el creador de un arte nuevo e, iconoclasta, querer quemar las Academias, “mejor hoy que mañana”[35].   Eso fue al cierre de aquel año loco, 1955, luego lo explicamos.

Sin dudarlo, añadiremos, la llegada de Sempere a Paris permite comprender que, apenas en el primer semestre de estancia, su pintura deviniera abstracta, -un mundo sígnico y surreal pareciere heredado del encuentro con las obras de Klee, Delaunay o Miró, pero también de la conmocionante visita a la exposición de Kandinsky en Drouin[36]-, siendo expuesta su pintura durante aquel mismo verano en Valencia, pareciere con la urgencia de quien descubrió algo nuevo[37].   Exposición recibida, localmente, con cierta sorna, admitía correr riesgos Sempere entre la pacata vida cultural valenciana de finales de los cuarenta, pues era una de las primeras exposiciones abstractas de nuestra postguerra y ciertos de los veinte gouaches expuestos portaban en su título la palabra “Abstracción”. Su presentador, José Mateu, con aire de un cierto siesnoes, refería en el texto del programa editado la excepcionalidad de la misma subrayando la tarea de Sempere en el encuentro con las exposiciones en París: “Saltó Sempere desde su casa (…) a París.  En la ciudad-luz Sempere frecuenta las exposiciones, visita los museos y así puede contemplar, a placer, todo aquel arco pictórico que va desde el Giotto hasta nuestro compatriota Miró, pasando por Braque, Picasso, Matisse (…)”[38].

Vapuleo crítico.   Heridas y derrotas, dijimos con Witoldo.

No hay derecho a que la gente sufra tanto, es frase que recuerdo, al vuelo, del libro de conversaciones memorialísticas y desvanecidas con Andrés Trapiello, buen resumen de lo que pudieron ser esos duros años, con la sobrevivencia basada en el ejercicio de oficios dispares a veces muy alejados de lo artístico, que quedan descritos en ese libro y que omitimos reiterar[39].

sempere2 sempere3

Primera exposición individual de Pablo Palazuelo en la Galería Maeght, Paris, 1955
Galerie Maeght, Pablo Palazuelo, Paris, 4-30 Marzo 1955
Fotografía: Cortesía Fundación Pablo Palazuelo

 

 

LOS ARTISTAS Y SEMPERE

Ya quedó claro que, completado aquel primer curso 1949-1950, el rastro de Sempere se perdió de la Cité, donde tienta volver a finales de 1954.    Una de sus fijaciones sería la singular amistad que mantuvo con Pablo Palazuelo, en su coincidencia en el Colegio de España, lo que explica la mención de su nombre como recomendación para el retorno al Colegio, tras realizar las Milicias Universitarias, pasando meses convaleciente luego (1951) y vagar entre la pensión y el apartamento-estudio de Loló (1953).   Analiza el de Onil a Palazuelo elogiosa, mas contradictoriamente, el madrileño es un “raro” en unas ocasiones, rareza que comprende casi admirativamente por el necesario aislamiento del artista.    Lo recordará Sempere durante su coincidencia en la Cité Universitaire a Palazuelo nada ni nadie podía perturbarle de su trabajo en las salas amansardadas del taller número once del Colegio de España.  No enseñaba su estudio, no había lugar a la ‘distracción’.

Para Sempere, ¿él, otro raro?, Palazuelo se alineaba entre los grandes de la abstracción de nuestro tiempo: “Los iniciadores Mondrian y Kandinsky, desaparecido ya, ocupan un justo puesto en la historia de la pintura.  Ahora, entre los más viejos destacan Magnelli, Herbin, el madrileño Palazuelo (este más joven), Poliakoff, etc.  En Estados Unidos (…) Calder y los pintores Motherwell y Gorky”[40].  Será frecuente reitere la mención al pintor madrileño.

Quedaba claro que el de Onil había perdido el contacto con la vida del Colegio, pues solicitó su plaza tardíamente, ya iniciado el curso, en su retorno de aquel noviembre de 1954 y el centro se encontraba lleno: “Hace unos años residí -como pensionado- durante dos cursos en esa casa española en Paris, en la cual la compañía de amigos estudiantes españoles hicieron menos pesada la ausencia de España (…) De mis amigos que todavía residen en el Colegio, puede tomar informes de mí, a Pablo Palazuelo”[41].    Tal se ve, ausente, desconocía Sempere que Palazuelo, el imaginativo introvertido, había tenido un encuentro providencial y, hacía ya un semestre, no se hallaba en la Cité.   En ese tiempo, el matrimonio Aimé y Marguerite Maeght protegen a Pablo en tanto prepara su individual de 1955 en la galería y le permiten el uso de una vivienda en el Barrio Latino, abandonando el artista madrileño definitivamente el Colegio de España, donde reside en diversas etapas desde su temprana llegada en octubre de 1948.   En la rojez nocturna destilada por la luz de los vitrales de la iglesia de Saint Séverin,  frente a su casa, el “raro” artista queda instalado a partir del mes de abril de 1954.  Era un piso del número trece de la rue Saint-Jacques, un traslado que califica de “providencial”[42]: al fin hallada la verdadera soledad en un barrio misterioso, origen del Camino de Santiago, poblado por habitantes de muy diversos orígenes, librerías de alquimia, Oriente y arcanos. Ah, aquello se parecía a la libertad.

A pesar de las dificultades que desde Onil encuentra ese año en la inscripción del Colegio de España, Sempere está decidido a viajar a París y así, aun con inicial negativa, a finales de noviembre se traslada en tren vía Barcelona hallando alojamiento en el Colegio al compartir habitación, ese curso y a partir de diciembre, con el pintor valenciano Vicente Castellano[43].     Tras la estadía anterior, ahora había llegado para quedarse, sentencia en una entrevista[44].

Se habían encontrado, Pablo y Eusebio, en la exposición de Wassily Kandinsky en Maeght, retrospectiva del otoño de 1953, satisfacción y melancolía: “Lo vi en la exposición de Kandinsky (…) es un chico muy raro.  El escultor Chillida ha tenido mucho éxito en la exposición de escultura abstracta.  Yo me alegro mucho porque es un buen amigo mío y un escultor de verdad.  Yo no sabía que le habían dado un premio en Milán[45].  Castellano y yo hemos hecho un “nacimiento” para celebrar las fiestas en el colegio y ha quedado bastante bien.  Dice la gente que muy mediterráneo”. (…) ¿Qué será de mí en el futuro?  Seguramente, cuando pasen los años, recodaré con tristeza estos días de juventud.  Siempre son tristes.   Antes por vivirlos.  Después por recordarlos”[46].

Unos meses después, es el 4 de marzo de 1955, Pablo Palazuelo inaugura en el número 13 de la rue Téhéran, la Galerie Maeght, su Première exposition d’ensemble[47].   Su primera monográfica, que contiene los trabajos principalmente realizados en la mudez del taller del Colegio desde su llegada: diecinueve óleos[48] del artista fechados entre 1949 y 1955.   Durante ese tiempo, el madrileño ha conocido en 1951 a Joan Miró[49], mantienen correspondencia y una cierta complicidad, asistiendo juntos a vernissages de exposiciones.    Sempere, que visita la exposición palazuelina, se encuentra con Miró, a quien saluda; la estupefacción es enorme, el pintor catalán recuerda su nombre y el envío reciente por Sempere del catálogo de la exposición en el Ateneo Mercantil de Valencia.  Correrá a contarlo, Sempere, casi al día siguiente:   “lo cual, fue una verdadera emoción para mí.  Dijo que había recibido el catálogo de la exposición mía de Valencia[50].  La exposición es muy bonita y supone un gran esfuerzo porque es muy grande la galería.  Me dijo Palazuelo que vaya otro día para charlar un rato con tranquilidad”[51].

sempere4

Galerie René Drouin, Kandinsky-Époque parisienne 1934-1944, París, 2 Junio 1949
 

sempere5

Galerie Maeght. Kandinsky.  Oeuvres de 1910 à 1920.  Periode dramatique, París, 24 Junio-Agosto 1955

sempere6 

 Galeríe Maeght, Terres de Grande Feu, Miró-Artigas,  París, 15 Junio-Agosto 1956
Cortesía Galería Mayoral, Barcelona

 

Volverán un año después a encontrarse, Pablo y Eusebio, en la exposición de Miró y Artigas en Maeght[52], en donde también halla al Señor Magnelli, Alberto Magnelli, a quien visitará unos días después.  Una postal dedicada en los archivos, de ese 1956, con la imagen de la “Ronde océanique” (1937) del Musée National d’Art Moderne[53], testimonia su admiración.  Ah, salvémonos de los tímidos: “saludé a Miró el día de la inauguración y le invité a que viniera a ver unos relieves que tengo estos días en una exposición de aquí del Colegio.  Uno de estos que lo llamo “Homenaje a Kandinsky” lo mandaré a últimos de mes a “Réalités Nouvelles”[54]. Mis relieves son alegres, como reacción a tanta monotonía que supone la vida, porque alegre debía ser nuestra existencia.  Proyectamos actividades en todos los sentidos para engañarnos nosotros mismos.  Siento miedo de mi pequeñez y me humilla verme aplastado contra el suelo, tanto que ni la pintura me libera.  Ya no puedo mirar las estrellas”[55].

 

sempere7

Musée National d’Art Moderne,
Cinquante ans d’art aux Etats-Unis: Collections du Museum of modern art de New York, Paris, Abril-Mayo 1955

 

Tiempo feraz de exposiciones, este año conoce la joven pintura americana, temprano, si pensamos que el encuentro con estos artistas llegará a España años después[56].   Y el conocimiento de otros artistas será frecuente, este año trata al ingenuo Massimo Campigli, con cara de niño asustado[57], o a Georges Vantongerloo[58].   Y con los españoles encuentros habituales, en especial con los que, de una forma u otra, se vincularon a su tierra de origen, con Salvador Victoria y Doro Balaguer o asistiendo, a distancia, a la formación de “El Parpalló”[59] (sic.) con Vicente Aguilera Cerni[60], que visita París en marzo de 1957 y se encuentran con el pintor-escritor Francisco Nieva[61].   Asiste a la exposición de María Droc en Arnaud[62]y, poco después, sus obras se exponen en la Galerie La Roue, en una colectiva con otros artistas españoles[63].   Y ese año pasa unos días del verano en Milán, en 1959 las navidades en Austria.

 

sempere8 sempere9

Postal ilustrada de Magnelli, dedicada por este en el reverso, París, 1956
Archivo MACA 503

 

 

  1. LOS CINCUENTA, LE MOUVEMENT

EL  MOVIMIENTO DE SEMPERE Y OTRAS EXPOSICIONES EN PARÍS

 

sempere10

Eduardo Chillida, “Desde dentro” (III/1953), 98.4 x 27.9 x 40 cm. Solomon R. Guggenheim Museum, New York 58.1504.  Obra presente en la Galerie Denise René,
Le premier salon de la sculpture abstraite, París, 10 Diciembre 1954-15 Enero 1955. 
Cortesía Sucesión Chillida.

 

Aprendía a ver, tal el protagonista de uno de los libros que lee Sempere en ese tiempo, Malte Laurids Brigge[64].   Tentado estuve de titular este texto: “Eusebio Sempere.  Nacido en París en 1955”.  Sí, realmente la decisión estaba tomada y aquel curso, ese año en el centro de la década, fue capital para el desarrollo de Eusebio Sempere, -algo casi simbolizado en el título de una de las grandes muestras de ese tiempo que visita nuestro artista, le mouvement, el movimiento-, crecimiento como pintor y su formación completa tal artista, asiduo visitante de ateliers y galerías de ese tiempo, principalmente Denise René y Maeght.

Ya vimos que los encuentros en las inauguraciones de la ciudad le habían permitido estrechar lazos con Palazuelo, con quien ya leímos se había encontrado en la inauguración de “Le premier salon de la sculpture abstraite”, -a finales de 1954 en la parisina galerie Denise René, en el 124 de la rue de la Boétie-, en donde Chillida muestra uno de sus hierros[65], “Desde dentro” (1953)[66], una hermosa obra en suspensión.  El artista vasco es el único creador español presente, como subrayará el de Onil, en una exposición sobre la que, tras la visita, Sempere escribirá en la prensa valenciana[67], el arte es liberación, concluirá el artista devenido corresponsal de la modernidad parisina[68] y trazando un cierto retrato que puede leerse en clave autobiográfica:

Sabemos que la historia del arte y de los artistas es, como toda gran historia humana, una serie de liberaciones, o mejor, una larga serie de actos liberadores, a pesar de que sus capítulos están llenos de vacilaciones, de períodos de resignación y hasta de oscuridad. Pero vemos a través de sus páginas hasta qué grado de exaltada lucidez lucha el artista para reducir, sumisamente, las fuerzas múltiples que se oponen a su particular expresión de la poesía.

El arte figurativo, rey absoluto, hasta ahora, de toda la historia, comienza a tambalearse ante la decisión, esfuerzo y seguridad en el camino a seguir, que poseen las nuevas generaciones. La exposición de escultura abstracta que se realiza estos días en la Galerie Denise René, viene a demostrar que no puede quedar en la oscuridad la creación de formas y espacios, de juegos de masas y de luz, de movimientos en las formas, descubrimientos todos que representan dignamente nuestra época, aventurera y liberada.

Aportan obras en este Primer Salón de Escultura Abstracta firmas prestigiosas de nacionalidades diversas, contándose entre ellas España.   (…)

Igualmente interesante, como las ya citadas, son las aportaciones de Seuphor; construcciones de varillas de hierro en combinación con planchas de metal pulido. Las de Lardera, Franchina y, sobre todo, el hierro del vasco Chillida. Conozco desde hace años a Chillida.  Es así como empieza una serie de exposiciones dedicadas a la escultura abstracta, víctima de una indiferencia manifiesta, por no decir del olvido[69].

 

 

Diversas vistas de la exposición en la Galerie Denise René, Le mouvement, Paris, 6-30 Abril 1955 (Agam, Bury, Calder, Marcel Duchamp, Jacobsen, Soto, Tinguely y Vasarely).

 sempere11

Obras de Jacobsen, Soto, Tinguely, Duchamp, Calder y Agam.
En la imagen, a la izquierda, “Cubos sugeridos” (1955, Plexiglás y esmalte sobre madera, 100 x 100 cm.) de Jesús Rafal Soto  junto a la escultura de (1954, hierro pintado, 134 x 79 x 56 cm. Centre Pompidou, Paris. Musée national d’art moderne / Centre de création industrielle).   Al fondo, en la esquina, el “Rotorrelieve” de Marcel Duchamp.
Fotografía: Cortesía Galerie Denise René, Paris.  Droits réservés.

 

sempere12

En la imagen, a la izquierda, “Puntos blancos sobre puntos negros” (1954, Plexiglás y esmalte sobre madera, 100 x 100 cm.) de Jesús Rafal Soto, junto a escultura de Tinguely.
Fotografía: Cortesía Galerie Denise René, Paris.  Droits réservés.

 

sempere13

En la imagen, centrado, “Metamorfosis de un cubo” (1954, Plexiglás y esmalte sobre madera, 100 x 100 cm.) de Jesús Rafael Soto.  A la izquierda, obra de Víctor Vasarely “Sorata-T” (1953, hierro pintado en tres piezas, dos de 160 x 133 x 1,6 cm. y una de 160 x 150 x 1,6 cm. Collection Haus Konstruktiv, Zürich)
Fotografía : Cortesía Galerie Denise René, Paris.  Droits réservés.

sempere14

 

Esta será buena ocasión para conocer y entrar en relación con una galería a la que luego se vinculará, primero por una cierta hermandad espiritual: junto al Salon des Réalités Nouvelles, Denise René es el lugar en donde exponen los artistas cinéticos, lumínicos y geómetras, un conjunto de creadores que quedarán al margen del movimiento informal, de la abstracción lírica o gestual, la llamada envolée lyrique o lo que Arp llamaría “el magnífico diluvio de manchas”[70].   La galerie Denise René es también capital, no lo olvidemos, porque la visita a la exposición “Le Mouvement”, en dicha sala, el 6 de abril de 1955, influirá sobremanera en el artista de Onil. No es una exposición más, sino una de las grandes exposiciones de la postguerra en Europa, “una exposición trascendente”, capaz de abrir nuevos caminos a la abstracción y al arte, en palabras de nuestro creador[71].    La fecha de clausura de la misma, 30 de abril, coincide con la referencia que tenemos sobre el primer relieve luminoso de Sempere[72].

También debemos subrayar que parte de sus colaboraciones con Arcay en la estampación de trabajos serigráficos[73], luego lo veremos, tendrán como destino esta galería en la que Sempere llegará a exponer colectiva y tímidamente en este tiempo[74].     De alguna forma, concluimos, la exposición “Le Mouvement” fue acto previo al reparto de su conocido “Manifeste”, que Sempere y Soldevilla entregan tal panfleto unos meses después, el 8 de julio de 1955, en el X Salon des Réalités Nouvelles.   Un texto que veo deudor de las palabras de Victor Vasarely, notas para otro manifiesto era su título, y Pontus Hulten en el catálogo de “Le Mouvement”[75], que Sempere había leído, pienso que devorado, tres meses antes entendiendo actuó como revulsivo, citándolo inclusive nuestro artista en la prensa valenciana[76].    También escribirá un artículo donde, censando sus preferencias artísticas, vuelve a citar como centro de su ideario estético esta exposición[77].  Y, el propio Vasarely concluirá que el manifiesto de Sempere es “testimonio de madurez (que) responde y realiza mis propias “notas para un manifiesto” aparecidas unos meses antes”[78].  Aquel era tiempo de manifiestos de los artistas (hey Arthur C. Danto)[79], otro de esos años que sabemos Sempere leyó, luego lo citamos, era el “Spatiodiynamisme” de Schöffer, mismo feral 1955.

 

 

sempere15

Victor Vasarely, Notes pour un manifeste.  En “Le Mouvement”, Galerie Denise René, París, 1955

 

sempere16

Eusebio Sempere.  Primera versión del “Manifiesto” del Salon des Réalités Nouvelles, París, 8/VII/1955.  Fundación Caja Mediterráneo. Centro de Documentación e Investigación. Legado Eusebio Sempere. 
Debe solicitarse

sempere17

sempere18

“Manifeste”, firmado por Sempere y Lolo, entregado por estos en la puerta del Musée des Beaux Arts de la Ville de París, Avenue du Président-Wilson, X Salon des Réalités Nouvelles, París, 8 Julio 1955
Cortesía Colegio de España, París.

 

El propósito del “Manifeste” de los hispanos era un primer ensayo, fue el último también, de la pareja Soldevilla-Sempere.   Impreso en cien ejemplares, leído previamente por Michel Seuphor[80], se presentó como una doble construcción, a modo de dos textos, firmados cada uno de ellos, uno por Sempere[81] y otro por Loló, escritos en plural, referidos los relieves luminosos y su trayectoria anterior a modo de “equipo”.    El “Manifeste” tenía otra lectura perversa, parecía contestación al “Premier Manifeste du Salon des Réalités Nouvelles” (1948-1949), del gruñón Herbin.   El hijo, los hijos, matan al fin al padre.

Ambos, Loló y Sempere, venían de exponer el año anterior, 1954, conjuntamente, pero con obras diferenciadas como artistas, en el Club Universitario de Valencia, con un pequeño catálogo-programa escrito por Roig quien refiere “la necesidad interior” del arte de Sempere, y otra de cuyas citas es firmada por Kandinsky: “La forma, aun la abstracta, geométrica, posee su propio sonido interior.   De ella emana un perfume que le es propio”[82]. Nuevo vapuleo crítico.   Más heridas y derrotas.

Ya dijimos la exposición “Le Mouvement” no fue una muestra más.  Sempere asiste a la inauguración[83], presente el rotorrelieve de Marcel Duchamp[84], su semiesfera rotatoria que ahora se halla en la colección del MoMA neoyorquino.   De alguna forma, leídos ahora los citados “manifiestos” de aquella exposición, los textos incluidos en el programa amarillo editado, “Le Mouvement” homenajeaba francamente al inasible Duchamp, nacionalizado estadounidense ese 1955.  Sí, visto con la distancia de los años, casi podría haberse titulado “Duchamp et le mouvement (véritable ou non)”, tal se puede inferir de la cronología del jovencito Pontus Hulten y del texto de Roger Bordier[85].  En palabras de este, taxativas, nada quedaba por hacer pues aquella maquinaria “renferme déjà toutes les propositions qui vont guider, vingt-cinq ans plus tard, de jeunes artistes, et aussi des artistas éprouvés qui, tous, en ignoraient ou en avaient oublié l’existence (…) combinent le mouvement réel et le mouvement optique”[86].   Tiempo de exaltaciones, como pronosticara Herbin, quien se convierte en aglutinador de las esperanzas jóvenes, él presentará a muchas de las glorias de los cincuenta a los jóvenes.

Como señalamos, apenas unos días después a visitar “Le Mouvement”, el 30 de abril, y casi a la par que anuncia sus problemas de visión, Sempere revela haber concluido una pintura de nueva concepción, una caja de luz o su primer relieve luminoso[87]: “se trata de unos cuadros o relieves de concepción nueva y con efectos luminosos  (…) por carecer de dinero no he podido comprar un pequeño aparato con el cual el juego de luces y sombras hubiese sido automático y por consiguiente más bello”[88]y, durante ese capital 1955, prosigue pensando en los relieves luminosos: “tuvimos bastante éxito y pienso trabajar en este camino que creo de interés”[89].   No será extraño que, en octubre, visitando a Nicolas Schöffer, este se interese vivamente por los trabajos lumínicos[90]o que entable amistad con Jesús Rafael Soto, sirviéndole de ayuda para la capital exposición de aquel en Caracas (1957)[91].

Chez Denis verá también la exposición del crítico y artista André Bloc (1956)[92], director, entre otras, de la revista “Art d’aujourd’hui”, arquitecto y creador que le permitirá a Sempere vincularse al hilo de Arp-Arcay y el mundo-Meudon, en general a un cierto conocimiento de la actualidad artística (como se revela en su correspondencia), un artista también, Bloc, que se encuentra con frecuencia con nuestro arte.   De ese mundo-Meudon, destilado desde el primer taller de Arcay, en un espacio cedido en ese domicilio de Bloc, una soberbia construcción influida por Le Corbusier, llegan ecos a este escrito: Magnelli, Delaunay, Van Doesburg, Arp o Leger son habitantes o frecuentadores del lugar, con algunos de los cuales se encontrará el de Onil[93].

Las palabras de Sempere en aquel tiempo de vértigo parisino viajan entre el miedo ante las dificultades económicas y el asombro de los encuentros que, citado ya el Señor Magnelli,  también incluyen a “Severino-el-futurista” hallado en el mencionado Salón de escultura abstracta: “Estoy un poco asustado de ver cómo me gasto el dinero.  En quince días que estoy aquí, he gastado más de la mitad, pero confío en que dentro de unos días empezaré a trabajar y así podré cubrir mis necesidades.    Todavía no he empezado a pintar porque conviene serenarse.  Ya sabe que este ambiente aturde los primeros días y son demasiado caros los materiales para emplearlos mal.  Hace unos días estuve con Loló en la inauguración de una exposición muy importante de escultura.  Palazuelo me dijo por teléfono que nos veíamos en esta galería de la exposición (…).  Saludé también al escultor Chillida, el único español expositor y me presentaron a muchos pintores y escultores maestros del arte abstracto.  Uno de ellos fue el italiano Severino[94] que ya usted conoce por sus pinturas futuristas.  Hablamos que en enero iré a una clase-academia que él dirige, de mosaicos (…) escribí hace unos días mandándole una reseña de la exposición de Van Gogh y otros pintores, pero no creo que la publiquen porque estaba muy mal escrita.  (…) París me parece una selva en la que el hombre vive en estado primitivo.  Todo se presenta con absoluta desnudez y a mí me hiere, porque soy incapaz de comprender y aceptar las cosas materiales.  Espero que Dios me de fuerzas para no retroceder nunca en mi camino de este mundo   Me acuerdo también de usted en mis oraciones y pido ayuda para todos, tan abandonados.  Me da miedo, pensar que existo”[95].    Y evocación de otra visita, es Jacques Lassaigne[96] quien, con posterior decepción, al comienzo de enero le visita en el Colegio: “estuvo en mi habitación y (…) no le entusiasmó demasiado mi pintura o por lo menos así me pareció a mí.  Dijo que vendría a verme el mes de febrero para presentarme en alguna galería, es decir a algún marchante”[97].

 

sempere19

Estudio de Kandinsky en Neuilly-sur-Seine, c. 1950

 

También Madame Kandinsky recibe a nuestro artista en Neuilly-sur-Seine en diversas ocasiones, a partir de estas fechas, en el estudio del fallecido creador y Sempere disfrutará, emocionado en cada una de sus visitas, quizás recordando su primer encuentro con la obra de Kandinsky en René Drouin a su llegada, 1949[98].   Emoción en la proximidad a las obras –“los tesoros” dice- del artista defensor de lo espiritual en el arte.   Casi con lágrimas Sempere al colocar los cuadros en el caballete por indicación de Madame K., es el 7 de enero de 1955 y conocido que Nina gustaba en recibir a los artistas y que su vida social era intensa[99].   Ello le permitió a Sempere, con la ayuda de Cirilo Popovici que se halla en esas fechas en la capital francesa[100], acariciar el proyecto de realizar una exposición de Kandinsky en Madrid, posiblemente en el Ateneo, mediado ese año[101].

Los encuentros con Nina son frecuentes, en especial en los vernissages de Maeght, en noviembre de ese capital 1955 Sempere vuelve de visita a Neuilly y reflexiona sobre el emocionante libro memorialístico del pintor: “Regard sur le passé”[102] que, de reciente edición, presidía los anaqueles de muchos pintores españoles de ese tiempo.  En mayo de 1956 es embajador de Joaquín Ramo y Lucio Muñoz en otra nueva cita en el estudio de Wassily[103].

Son muchos los libros que, en especial sobre la defensa de la abstracción, son leídos o consultados en ese tiempo por Sempere[104].  Y tienta Sempere, con frecuencia, un trabajo como crítico y curator, como organizador de exposiciones, que le lleva a la solicitud de empleo en la UNESCO[105].  Y caso similar, otro intento de organizar, con Vasarely y Denise René, una exposición de los pintores de esa galería o la venta de una escultura de Arp para el Museo de Arte Contemporáneo madrileño.

Y la mediación de Loló Soldevilla le permite, también, visitar durante el verano de 1956 al matrimonio de Hans Arp y Sophie Taeuber-Arp, quienes adquieren obra suya, es un encuentro conocido en el mundo-Meudon, y con frecuencia relatado por Sempere[106].  Visita a Campligli y plantea trabajar junto a Victor Vasarely[107], con quien sabemos había coincidido en su exposición del otoño de 1955 en Denise René[108].    De alguna forma, la hermandad con Vasarely quedará glosada en el hermoso texto que este escribe para el catálogo de la exposición de Sempere en el Ateneo de Madrid (1961).

Inicia contactos un año más tarde con Roberta González que conducirán a su colaboración con la exposición de Julio González en el Ateneo de Madrid[109].    El tímido Sempere está, ese 1955, imparable.

 

sempere20 sempere21

Imágenes de la exposición en el Musée National d’Art Moderne,Julio Gonzalez-Sculptures, Paris, 1 Febrero-9 Marzo 1952.
Cortesía: Archivo fotográfico Julio González/IVAM

 

sempere22 sempere23 sempere24 sempere25

Fondation de Monaco-Cité Universitaire, Manifestation d’Art 1949, París, 21 Mayo-5 Junio 1949.

 

Ya en 1950[110] su obra había estado presente en un lugar capital de las exposiciones del París de postguerra, el Salon des Réalités  Nouvelles[111], un lugar al que volverá en 1955, esta vez con el citado Manifiesto incluido, repitiendo en 1956[112] y 1959.

También fueron varias las ocasiones en que pudo mostrar su obra en la Cité Universitaire, partiendo de la temprana presencia de un par de dibujos en la Fondation de Monaco, de la propia Cité Universitaire (1949)[113].  Tras exponer en primavera de 1955  en el Colegio de España, integrado en una “Exposition permanente des peintres résidents”[114], en junio vuelve a la “Exposition de jeunes peintres Espagnols”, en lo que parece era ciclo expositivo pues en 1956 se repetiría con el mismo título[115], una tachadura sobre la obra que figura en el catálogo parece, de nuevo, pensar en “Le Mouvement”: “Cinegrafía nº 3”, corrige sobre lo que parece era una obra figurativa.    En 1956 las estancias del Colegio se iluminan con los relieves luminosos que presenta Sempere en la exposición, uno de ellos es el citado “Homenaje a Kandinsky”. Encontrándose ya fuera del Colegio volvería a exponer en la Maison Internationale en 1958[116].

sempere26

Musée d’Art Moderne, Henri Matisse. Exposition Rétrospective. París, 28 Julio-18 Noviembre 1956

sempere27
Galerie Denise René,  Mondrian, París,  8 Marzo-8 Abril 1957

 

Y siguiendo con las exposiciones que visita, 1956 fue el año que, con asombro, asiste en septiembre a la retrospectiva de Henri Matisse en el Musée d’Art Moderne[117].   Un museo este visitado, en donde podrá contemplar sus obras favoritas, Picasso, Calder o Dufy: “he visitado el Museo de Arte Moderno; a mí me entusiasman los museos, siempre se aprenden cosas nuevas.  Hay un nuevo Picasso, que no había visto, y un Calder muy bonito, y algunos Dufy.  Durante mi primer viaje todo me entusiasmaba, porque todo era nuevo”[118].

Otras exposiciones capitales, que cita Sempere haber visto en París son las dedicadas a Modigliani[119] y, subrayada su importancia, “una exposición de Mondrian y otra de Kandinsky.  Fue como una revelación”[120].

La exposición de Mondrian, recordemos fallecido parisino del 26 de la rue Départ, fue celebrada en la galerie Denise René, bajo el título “Mondrian” (1957), primera ocasión en que, individualmente, su obra pudo verse en París[121].   Es casi seguro pudiese admirar Sempere el impresionante portfolio docenal que en aquel tiempo preparaba y estampara Arcay, sobre Mondrian[122], imaginemos el pasmo del de Onil.   Sempere, que visita la exposición con Vicente Aguilera Cerni[123], reconoció, durante todo su quehacer, la admiración por su obra, a la par que la misma le llevaba al desconcierto: “Mondrian (…) había llegado hasta la cima y no se le podía seguir,  Era dificilísimo para los jóvenes continuar por el camino”[124]. O “cuando descubrí a Mondrian me sentí realmente mal.  ¿Qué puedo hacer yo a partir de ahora? (…) agotó todas las posibilidades, hasta el punto de dejar el cuadro en una simple horizontal y una vertical…Mondrian, un genio, había llegado a la desnudez absoluta del cuadro: ¿qué hacer?”[125].  Y, concluyendo, “no puede darse una antipintura mayor que la suya (…) una pintura que había nacido de la propia negación de la pintura, como si, pensando sobre sí misma, la pintura se viese en la necesidad de negarse”[126].

También las exposiciones de Kandinsky en Maeght durante su tiempo de estancia en París fueron numerosas, entre otras: “Jusqu’à l’abstraction” (1951) y la retrospectiva del otoño de 1953.   De esta última parecía hablar Sempere cuando señala: “pienso que hasta 1953, cuando me sumergí en la obra de Kandinsky, no descubrí mi verdadero camino”[127].

Sí, definitivamente, fue un tiempo intensísimo, memorable, el de Sempere en Paris mediada esa década, fundamental para su posterior vida y crecimiento como artista, en tanto que en nuestro país la languideciente vida artística española comenzaba a activarse, a pesar de la tozudez oficial por continuar la fatigosa summa de Exposiciones Nacionales bajo todas las variantes o denominaciones posibles.  Entre otras, en 1955 se presenta, en Madrid y Valencia[128], la exposición “Tendencias recientes de la pintura francesa (1945-1955)”, comisaríada por el citado Jacques Lassaigne.   A esta seguirán otras, años después, como las de arte suizo[129], norteamericano[130] o arte italiano[131], que conmocionan a los jóvenes artistas a la par que les pone sobre aviso de la llegada de nuevos tiempos para lo contemporáneo. La tercera Bienal Hispanoamericana es visitada por Sempere en Barcelona, ya en fuga, viajando hacia París[132].

 

WIFREDO ARCAY Y SEMPERE EN VÉLIZY-VILLACOUBLAY (EL CÍRCULO DEL MUNDO-MEUDON)

sempere28

Wifredo Arcay, agosto de 1956, restaurando en Velizy la obra de
Sophie Taeuber-Arp. “Tête dada” (1920).  Madera pintada y vidrio. 23,5 cm. (h). Colección MoMA, Nueva York
Cortesía Jérôme Arcay

 

sempere29

Wifredo Arcay, durante la estampación de (situadas en la pared del fondo)
Fernand LÉGER. “Époque Mécanique Album n°1” (1953, Maîtres de l’art abstrait Édition Art d’aujourd’hui
Cortesía Jérôme Arcay

 

sempere30

JEAN ARP
Torse-Feuille
Ejemplar 9 del porfolio “Douze serigraphies”, 135 ejs.
1957 (desde un collage de 1941)
66,9 x 50 cm (papel)
41,3 x 32,5 cm. (imagen)
Serigrafía en tres colores
Editions Denise René, Paris

Estampado por Abel Martín-Eusebio Sempere en el taller de Wifredo Arcay
Con la colaboración de Vasarely
Cortesía de la Galerie Denise René

 

En marzo de 1955 Sempere anuncia en una de sus cartas un hecho capital en su vida como artista, el pronto encuentro con Wifredo Arcay, quien se halla en Paris desde 1949, tras llegar de Cuba donde es un experto serígrafo.   En Francia se encontrará con Bloc, quien le pone en contacto con los artistas de su tiempo[133].   Hasta ese momento queda expreso que Sempere desconoce la técnica serigráfica mas, un año después, en el caluroso agosto de 1956 se encuentra trabajando en el taller de serigrafías en Vélizy-Villacoublay que ha instalado Arcay en 1953 tras su estadía en Meudon[134], bajo los tejados del caserón, en el 12 rue Louis Hubert, frente a un bosque[135].   Tras la penuria llega un cierto acomodo burgués, Sempere disfruta de la vida de provincias con frecuentes viajes a la vida cultural de París con la generosidad de Arcay.

Las epístolas dejan claro que será ese verano de 1956 cuando Sempere conozca, al fin, la técnica serigráfica:  “un amigo pintor -el muchacho que hace serigrafías que vd. conoce- y precisamente este mes tenía mucho trabajo porque tenía que hacer tiraje de varias planchas.  Como hace años que quería aprender y se me presentó esta ocasión tuve que aprovecharla y desistir del viaje.  Es un cubano él, el pintor, simpático y trabajador.  Su mujer, austriaca empleada en la UNESCO[136] se ha marchado a Yugoslavia y yo he venido a vivir a un pueblo chico de Versalles que es donde tiene la casa y el estudio.  Hemos hablado de Vd. y cuando venga a París vendrá para estar un día con nosotros y conocer esta técnica de reproducción.  Hemos trabajado estos días con un gouache de Arp y otro de su mujer, Sophie Taeuber.  Con este motivo he estado en casa de Arp (que vive cerca de aquí)[137] estoy haciendo vida burguesa, Arcay gana dinero y su vida es cómoda y agradable y él procura que sea así para mí.  Vamos a París a los espectáculos que nos interesan, comemos bien porque sabe cocinar platos muy ricos y estoy pasando en fin unos días agradables (…) ahora el decorado que me rodea es distinto.  Los inmuebles y las cortinas diferentes y yo mismo voy a comprar al mercado del pueblo.  Los domingos oigo misa en una pequeña capilla, construida de madera y en donde las mujeres entrar graciosamente cargadas con cestas de verduras y largos panes (…) Arcay tiene ganas de comer paella y he dicho a mis padres que le den a V. un par de botes en conserva para comerlos aquí todos juntos”[138].    En Vélizy sabemos continúa colaborando, en octubre de 1957 y, al final de ese mes, Arcay devuelve visita a Sempere en la Ciudad Universitaria[139].   Tiempo en el que se incorpora a la tarea Abel Martín, quien se encuentra en París desde ese año.   No se separará de Eusebio hasta el fin de los días de éste.   Es conocido que, entrambos ayudando a Arcay, los trabajos quedaron firmados por éste, y que las obras en las que pudieron colaborar en buena parte fueron las ediciones de Denise René de esos años[140].

La historia de Sempere en París va concluyendo, según se cierre la década: “no me gusta este exilio voluntario”, escribirá en 1959   inmerso en un gran cansancio pues “me paso la mayor parte del día haciendo estas odiosas tarjetas y por la noche, cansado ya, empiezo mis cuadritos que, en definitiva, me parecen insustanciales”.   Aunque ha comenzado a colaborar en trabajos eventuales con la galería Denise René, en el mes de octubre está ya pensando “en un par de meses a vivir a Madrid”, algo que cumple, finalmente, a comienzos del año 1960: “Hacia el diez de enero me marcho a vivir a Madrid.  Tengo ganas de cambiar de aires y además necesito descansar de esta vida tan ajetreada de París. Por lo menos de momento. En España hay ahora un movimiento interesante de joven pintura y allá voy a hacer lo que pueda”[141].  Ilusión de una nueva vida, al fin entre los suyos.   Promesas y encuentro con sus amigos Lucio Muñoz y Amalia Avia, ida y vuelta, escribimos.   Y quizás, lo más importante de su retorno a España, el regreso con Abel, que le acompañará siempre.

 

sempere31

 

Eusebio Sempere y Lucio Muñoz, c. 1960

Cortesía Familia Muñoz-Avia


 

 _______________________

N O T A S     A L     T E X T O

 

[1] GROMBROWICZ, Witold.  Diario (1953-1969).  Barcelona: Seix Barral, 2011, p. 527.

[2] Carta de Manuel Balanzat al Colegio Mayor Universitario ‘César Carlos’ de Madrid, F. J. Mayans, Jefe del Servicio de intercambio (24/VIII/1948), aludiendo a otra recibida de éste, el 19/VIII/1948 dirigida a Ángel Establier, director de Colegio de España (1934-1949), relativa a la solicitud de ingreso de Álvaro Tur  y Eusebio Sempere.  Archivos del Colegio de España.    Mayans se excusa en esa carta por “la forma irregular y subrepticia con que nuestros universitarios le caen encima”.  Una carta posterior, de 19/XI/1948 firmada por el citado Establier, autoriza el alojamiento de ambos, “becarios de la Escuela de Bellas Artes de Valencia”.   “Otros datos: que me vine a Paris en el 48”, le confirmará a Roig.   Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 119, 25/IV/1955.  Con esta primera mención expresamos nuestro agradecimiento a Rosa María Castells, del MACA.

[3] Su solicitud de admisión al Colegio de España de la Cité Universitaire de Paris, autografíada por Sempere, es del 1 de enero de 1949 y en ella demanda la estancia hasta mayo.  Una carta de Raquel Meller, del 28/II/1949, ya señala: “me alegro de que se encuentre bien en Paris”, MACA-Correspondencia Sempere, nº 320.

[4] SENTÍ ESTEVE, Carlos. Dos artistas valencianos en ParísTur y Sempere, pensionados en Francia.  Valencia: “Las Provincias”, Enero 1949, s/f.   En este artículo lo relata Sempere.  También lo explica en: TRAPIELLO, Andrés.  Conversación con Sempere.  Madrid: Ediciones Rayuela, Colección Maniluvios, 1978, p. 31

[5] “Ante todo -habla Sempere- quiero que digas que, como siempre, este viaje tiene un motor central y casi único, que es la ilusión. Todos los artistas soñamos, desde los primeros pasos en el terreno de las bellas artes, con la excursión que vamos a emprender (…)”.  SENTÍ ESTEVE, Carlos. Dos artistas valencianos en ParísTur y Sempere, pensionados en Francia.  Op. cit.

[6] La citada petición de admisión en la Cité Universitaire de Paris, 1 de Enero de 1949, declaración autógrafa de Sempere: “Éleve a l’École de Beaus arts de Paris” (sic.).  No se ha encontrado su nombre en los archivos de la École National de Beaux Arts aunque era posible la presencia de alumnos libres.  Fuente: Joëlla de Couëssin, Chargée d’études documentaires, École Nationale Supérieure des Beaux-Arts, Paris.  La búsqueda realizada este 2018 en los Archives Nationales de Pierrefitte-sur-Seine, no dio resultado (Fuente: Dominique Pirron, 19/II/2018, référence n° 898 286).  Algo similar sucederá en 1955, cuando en la instancia oficial declare su intención de cursar estudios de Historia del Arte en el Louvre (instancia de 1/XI/1955).  Algo que sabemos no sucedió.  Fuente: Conversación con Isabelle Bador, Chef du service de la scolarité, Ecole du Louvre, París, 28/X/2016.

[7] En este punto aconsejamos la lectura de: BONET, Juan Manuel.  Doce años en París. En “Eusebio Sempere.  Una antología, 1953-1981”. Valencia: IVAM, 1998, pp. 25-35.

[8] Solicitud de Eusebio Sempere al nuevo Director del Colegio, José Antonio Maravall, fechada el 4/X/1949: “como es mi intención seguir los estudios en París y habiendo estado el curso pasado en el Colegio (…)”.   Fue aprobada su admisión en carta de este del 12/X/1949. Sempere solicita compartir habitación, ese curso 1949-1950, con Álvaro Tur.  MACA-Correspondencia Sempere, nº 584-585.   SENTÍ ESTEVE, C: Dos artistas valencianos en Paris, Tur y Sempere, pensionados en Francia.  Op. cit.  Sempere viajó a Paris por vez primera a finales de 1948, difundiendo parte de las reflexiones de lo visto a la prensa valenciana, en donde hace una extraordinaria defensa de la pintura abstracta: TOME, M. A.: La pintura de Eusebio Sempere, “Rumbos”, Valencia, VII/1949.   Retornó, definitivamente, a Madrid el 10/I/1960.

[9] Entre el 1 de marzo y el 31 de agosto de 1951 realiza sus Milicias Universitarias.   Según algunos autores, Meliá entre ellos, tras lo anterior estuvo medio año postrado por una caída. MELIÀ, Josep. Sempere. Barcelona: Ediciones Polígrafa, pp. 204-205

[10] O sea, entre 1954 y 1956.   El 14/XI/954, escribe al Director del Colegio para pedirle residencia, en dicha carta alude a la posible petición de informes de su persona a Pablo Palazuelo; “De mis amigos que todavía residen en el Colegio, puede tomar informes de mí, a Pablo Palazuelo o bien los puedo mandar escritos desde aquí”.  Ingresa en el Colegio el 1 de diciembre de 1954, de aquella fecha (30/XI/1954) consta en los archivos la Solicitud de Admisión, autografíada por Sempere, hasta final de curso (junio 1955).   Vuelve a ser readmitido el 1 de noviembre de 1955 hasta concluir ese curso (junio de 1956).  Archivo del Colegio de España.

[11] A estos períodos oficiales, documentados, hemos de añadir las citadas Milicias Universitarias (1951) y su estancia entre una pensión y el apartamento de Loló Soldevilla en el año 1953, luego lo referimos.  También inferimos permaneció en Paris hasta su retorno, en el período 1956-1959.  En octubre de 1956 el Rector de la Fondation Nationale de la Cité Universitaire rechaza que Sempere permanezca en el Colegio de España.   Allí, dice, ha vivido los cursos: 1948-1949; 1949-1950: 1954-1955 y 1955-1956, superando el máximo de los tres años de estadía. Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 590, 24/X/1956 y Carta del Recteur Délegué Général, Robert Garric, 24/X/1956 (Ana María Pedrerol, Biblioteca, Colegio de España). Con esta primera mención expresamos nuestro agradecimiento a Ana María Pedrerol, del Colegio de España en París.

[12] “Vivía con Joaquín Ramo y Sempere en el antipático castillo del Colegio de España; Victoria y Balaguer vivían en otro sitio, pero nos veíamos continuamente. Allí pinté los primeros cuadros informalistas con materia gruesa, polvo de mármol, serrín, etcétera. En el 56 nos echaron del Colegio de España a Sempere, a Ramo y a mí, porque descolgamos nuestros cuadros de una exposición que allí se celebró, como protesta por la actuación del jurado. Basta decir que estaba compuesto por el señor embajador, el señor cónsul, el director del colegio y otros expertos por el estilo, a excepción de un gran artista, Palazuelo, que, sin duda, nada pudo con aquellas «personalidades». El fallo del jurado fue delirante, y nosotros, aparte de merecernos aquellos premios, sin lugar a dudas, necesitábamos el poco dinero que daban para poder pintar unos meses tranquilamente. Estábamos hartos de aguantar esas cosas en España y pensábamos que allí no había por qué aguantarlas. Se levantó un gran revuelo en la Ciudad Universitaria; todos los pabellones querían acogernos; al fin nos fuimos los tres al de Provincias de Francia, juntos en la misma habitación. Muchos quisieron politizar el asunto, pero no había para tanto. Además, había que tener cuidado si querías volver a España, aunque fuese de visita. CASTAÑO, Adolfo. Conversación con Lucio Muñoz. Madrid: Rayuela, 1977, pp. 102-103.  Vid. MUÑOZ, Lucio. El conejo en la chistera (antología de escritos del artista).  Madrid: Editorial Síntesis, 2006, p.  143.    La “Exposition de jeunes peintres espagnols”, en la que participaba la tríada de artistas se celebró en el Colegio entre el 14-24 Junio 1956.   También vid. MELIÀ, Josep. Sempere. Op. cit. pp. 254.

[13] FAVRE, Louis Paul. Palazuelo. Chevalier de la solitude.  París : “Combat-Le journal de Paris”, nº 3327, 14/III/1955, p. 7.  Los versos del poema de Pierre-Jean Jouve que cita : «Un hiver livré aux durs anges / Coupes abimées sur la mer / (…) Jamais ne sera chaud l’été / Tant qu’une éternité obscure»

[14] Pablo Palazuelo llegó en octubre de 1948 al Colegio.

[15] En 1949 pudo coincidir con Eduardo Chillida, José Esteve Edo, Luis Flotats Canals, Ricardo Macarrón, Rafael Merlo Rico, Ignacio Marce Mundó, Jaime Marxet Domenech, Oriol y Joan Palá, Pablo Palazuelo, Miguel Pérez Aguilera, Gerardo Porto Montoto, August Puig, José Purón, José María Selva Villaret y Armando Vallés Castañé.  Fuente: Colegio de España.

[16] GOYTIA, José María de. Ayer quedó completado el restablecimiento de las comunicaciones hispano-francesas.  Madrid: “ABC”, 11/II/1948, p. 9.

[17] DE LA TORRE, Alfonso, Madrid-Paris-Madrid.  En Palazuelo. París, 13 rue Saint-Jacques (1948-1968).  Madrid-Alzuza: Fundación Juan March y Fundación Museo Jorge Oteiza, 2009-2010, p. 10.  Enseguida citamos el libro de Puig.

[18]  VALLS, Xavier. La meva capsa de Pandora.  Barcelona: Quaderns Crema, 2004.  Todo este asunto lo referimos en: DE LA TORRE, Alfonso, Madrid-Paris-Madrid.  En Palazuelo. París, 13 rue Saint-Jacques (1948-1968).  Op. cit. “Las relaciones entre los gobiernos, también las comunicaciones ferroviarias, habían quedado restablecidas apenas unos meses antes, en febrero de ese 1948, y el zumbido de los cohetes en Hendaya al paso del primer convoy así lo certificaba; ‘acontecimiento’ sucedido un martes de carnaval en el que las comparsas de exilados, según cuentan las crónicas de prensa de la época[18], iban y venían, saludando bullangueras el viaje del tren hacia la promisoria libertad de la tierra francesa.   Hasta esa fecha el cruce de la frontera había sido penoso, obligados los viajeros a desplazarse desde la aduana española a la francesa en taxi, escoltados por la Guardia Civil”.   PUIG, August. Memorias de un pintor. Barcelona: Hacer, 1991, “Subiendo la zigzagueante cuesta hacia la frontera en un viejo taxi con dos números de la Benemérita y un mudo y enigmático suizo, medité –en medio de un solemne silencio subrayado por el ruido del maltrecho motor- la amplitud de relaciones diplomáticas existentes: en aquel día sólo dos personas abandonarían legalmente el país por la frontera catalana”. Ibíd. p. 82.  Esta obra refiere una extensa descripción del Colegio de España, y su ambiente, en la época de llegada del artista.  También aparecen numerosos personajes que viajan en estas líneas.   Por su interés aconsejamos la lectura del encuentro con Bernard Dorival (Ibíd. pp. 94-95).   De modo similar, es aconsejable la lectura de las vicisitudes del viaje del integrante de ‘Pórtico’, Santiago Lagunas y Federico Torralba, con ocasión de su encuentro con Jean Cassou en noviembre de 1949.   Está referido por TORRALBA, Federico. Lagunas.  Abstracción. Zaragoza: Ayuntamiento de Zaragoza,  1991, pp. 17-18.

[19] Carta de Bernard Dorival a Eusebio Sempere, 26/III/1956.  Fundación Caja Mediterráneo. Centro de Documentación e Investigación. Legado Eusebio Sempere.  Con esta primera mención expresamos nuestro agradecimiento a dicho Legado.

[20] TÀPIES, Antoni.  Memoria personal.  Fragmento para una autobiografía.  Barcelona: Seix Barral, 1983 (1977), pp. 267 y ss.

[21] FARRERAS, Francisco.  De ayer y de hoy.  Granada: Editorial Comares, 2017, vid. pp. 119-145.

[22] Referido en estas notas.   También algunos más en escritos sobre Vicente Castellano o Salvador Victoria.  DE LA TORRE, Alfonso. Salvador Victoria: Teruel-París-Teruel.  En “Salvador Victoria. Donación”.  Teruel: Museo de Teruel, 2011. Y, de este autor: Salvador Victoria. Retorna un pintor.  Zaragoza: IAACC, pp. 11-33.  Luego citamos el de Castellano.

[23] La Habana: Ediciones R, 1963.  La tipografía del título, uso de mayúsculas y minúsculas, es la transcrita en nuestro texto.

[24] Que se situaba en el número 47 del Boulevard Jourdan, se distinguía por su dedicación a los estudios artísticos, tanto plásticos como musicales.

[25] Dolores Soldevilla Nieto (Pinar del Río, 1901-La Habana, 1971)

[26] La Habana, 1925-París, 1997.

[27] Muchos de los encuentros que viajan en este texto, con Braque, Arp, Albers o Vasarey (por ese orden él los citaba) fueron descritos por Sempere en: AAVV. Sempere.  Madrid: “Cuadernos Guadalimar”, nº 1, 1977, pp. 35-38.   El encuentro con Braque quedó hermosamente narrado, prolijo en flaubertianos detalles en: SEMPERE, Eusebio.  La lección de las cosas.  Madrid: “El País”, 27/IX/1979.

[28] 8bis y 21 de la rue Campagne Première.

[29] SORIA HEREDIA, Fernando.  Eusebio Sempere.  Alicante: Caja de Ahorros del Mediterráneo, 1988, p. 110.  Nuestro agradecimiento, también, a Florencio Martín, por sus precisiones, 2/II/2018.

[30] Conversación con Antonio Fernández Redondo en: DE LA TORRE, Alfonso.   Silencio en la gran ciudad.  Madrid: Ámbito Cultural-El Corte Inglés, 2005, p. 32.

[31] La obra de Loló citada anteriormente, p. 76.   Ahorramos la descripción de los trabajos subsistenciales que Sempere ha descrito en sus entrevistas, en especial en el libro referido de Trapiello.  Op. cit. y en MELIÀ, Josep. Sempere.  Op. cit. p. 204.

[32] Ibíd. p. 198.  Sobre este particular ver, también, las acres palabras de Sempere a: TRAPIELLO, A.: Conversación con Eusebio Sempere.  Op. cit. pp. 25-37.

[33] Así le recibe, por ejemplo, Felipe Garín: “de su convivencia con los actuales maestros franceses y de su conocimiento de las más modernas y audaces directrices del arte contemporáneo en la capital de Francia trae Sempere una interesante colección de experimentos en gouaches, según las tendencias del arte -caprichoso y abstracto- que allí priva”.   GARÍN, Felipe.  Próxima exposición de Eusebio Sempere.  Valencia. “Levante”, 10/VII/1949.

[34] SENTÍ ESTEVE, Carlos. Dos artistas valencianos en ParísTur y Sempere, pensionados en Francia.  Op. cit.

[35] MILO.  “Soy el creador de un arte nuevo”, dice Eusebio Sempere. Valencia: “Levante”, 29/XII/1955.   Volverá a declararlo en 1958: “sería muy interesante quemar a todos los profesores y escuelas de bellas artes”.  CERDÁN TATO, E. Eusebio Sempere.  Llevo diez años en París.  Madrid: “Índice de las Artes y las letras”, 1958, p. 7.

[36] MELIÀ, Josep. Sempere. Op. cit. p. 202.

[37] Mateu Arte, Expone Sempere 20 gouaches, Valencia, 11-22 Julio 1949.  En una entrevista de ese tiempo cita a Klee, Kandinsky, Miró o Picasso.  TOMÉ, María Aurora.  La pintura de Eusebio Sempere.  Valencia: “Rumbos”, Valencia, VII/1949.

[38] MATEU, José.  Eusebio Sempere.  Valencia: Sala Mateu, 8/VII/1949.

[39] “No hay derecho a que la gente sufra tanto.  Estoy hablando por los años pasados en París.  Lo encuentro como inhumano, demasiado descarnado.  Hasta cierto punto, menos mal que es una pesadilla que uno mismo elige y que se convierte en penitencia que tienes que cumplir.  Pero, con todo es inhumano(…) Era descabellado irse de Valencia a trabajar como peón en París.  Era un sinsentido”. TRAPIELLO, A.: Conversación con Eusebio Sempere.  Op. cit. p. 65.

[40] “J. R.”.  Eusebio Sempere y la pintura abstracta.  Valencia: “Levante”, 4/V/1954.

[41] Correspondencia de Eusebio Sempere, desde Valencia, con el Colegio de España.  El Colegio le advertirá, en carta del 19/XI/1954 sobre la imposibilidad de alojamiento, al menos en esos días.  Correspondencia de Eusebio Sempere con el Colegio de España.   Carta MACA 586, 19/XI/1954.  A pesar de lo cual, emprendió el viaje el día 29/XI/1954.

[42] Todo este asunto lo referimos en: DE LA TORRE, Alfonso, Madrid-Paris-Madrid.  En Palazuelo. París, 13 rue Saint-Jacques (1948-1968).  Op. cit.

[43] “Todo pasa en el mundo y ya me marché de Vds.  Llegaré a París mañana a las ocho de la mañana (…) Estoy muy animado a dejar España.  O estaré, sí, porque todavía no he salido de ella”.  Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 111, 29/XI/1954, desde Barcelona, advirtiendo de su llegada a París el día siguiente.

“Castellano siempre ha reconocido que su particular ‘sombra’ tutelar, no fue otra que la de Sempere, recordemos uno de los más tempranos artistas abstractos de nuestra pintura de postguerra.   Él había abierto (…) “la marcha de las más atrevidas expediciones por nuevos derroteros del arte”.     Será Sempere, ya asentado en Paris tiempo atrás –y en donde ha conocido a fondo la obra de Kandinsky-, quien se convierte verdaderamente en el guía de Castellano por esa ciudad de las maravillas para los artistas.   Distanciado Sempere de su frustrada relación con la pintora Loló Soldevilla, comparten melancolías de la distancia, y también habitación económica en el Colegio frecuentando las principales exposiciones del momento.   Se crea así un eje de los nuevos tiempos.  Eje de la modernidad que recorre por un lado los consejos del sacerdote, y profesor en la escuela de San Carlos, Alfons Roig, en torno a los elementos capitales de la modernidad (Kandinsky es uno de los principales) que transmite a Sempere quien, a su vez, los reparte hacia Castellano.   Éste ha reconocido siempre que su acceso a la abstracción se produce, precisamente, con el impulso del artista de Onil.   También entre las admiraciones compartidas la obra de otro español en Paris, Juan Gris”. DE LA TORRE, Alfonso. Vicente Castellano entre la conspiración del silencio⌠Un retrato desde/circa los años cincuenta⌡.  Valencia: Consorcio de Museos y la Fundación Chirivella Soriano, 2010.

[44] Sin dudarlo, el de Onil: “Sí, estoy aquí para años.  He vivido ya tres años en París y ahora quiero quedarme definitivamente (…)”.  ALCARDI, Simone.  Los españoles en París.  Coloquio con Eusebio Sempere.  Valencia: “Levante”, III/1955.

[45] Palazzo dell’Arte di Milano, X Triennale di Milano, Milán, 28 Agosto-15 Noviembre 1954.

[46] Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 114, 27/XII/1954

[47] Galerie Maeght, Pablo Palazuelo, Paris, 4-30 Marzo 1955.  Además de la invitación, así se hacía constar en los anuncios de prensa insertados en la época.  Por ejemplo en el insertado en “Combat-Le journal de Paris”, nº 3327, Paris, 14/III/1955, p. 7.

[48] Sobre soportes diversos.

[49] Miró visita la exposición Tendance, en la galerie Maeght (1951),  donde encuentra una tríada de obas de Palazuelo, y le escribe “tuve ocasión de ver unas telas suyas que me impresionaron mucho. Encontré en ellas toda la fuerza racial española-austeridad de Zurbarán i (sic.) ascetismo de los místicos, con sus destellos de sensibilidad y eso en sentido universal, claro está”.  Correspondencia.  Joan Miró (Folgaroles, 9-Barcelona) a Pablo Palazuelo de 31/X/1951.  En archivo de la Fundación Palazuelo.

[50] Ateneo Mercantil, Eusebio Sempere, Valencia, 1954.

[51]Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 117, 6/III/1955.

[52] Galeríe Maeght, Terres de Grande Feu, Miró-Artigas,  París, 15 Junio-Agosto 1956

[53] Alberto Magnelli (1888-1971).  Ronde océanique (1937), Óleo sobre lienzo, 114 x 146 cm. Musee National d’Art Moderne – Centre Pompidou – Paris.

[54] Colegio de España, Exposition de jeunes peintres espagnols, París, 14-24 Junio 1956 y Palais des Beaux Arts de la Ville de Paris, 11e Salon des Réalités Nouvelles-Nouvelles Réalités, Paris, 29 Junio-5 Agosto 1956.   Efectivamente presentó la obra, con número de catálogo 232.

[55]   Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 134, 17/VI/1956.  Colegio de España, Exposition de jeunes peintres espagnols, París, 14-24 Junio 1956.   En donde, efectivamente, exponía el relieve luminoso que cita.  También refiere cómo encontró al “Sr. Magnelli” en la exposición de Miró y le visita el 18/VI/1956.

[56] Musée National d’Art Moderne, Cinquante ans d’art aux Etats-Unis: Collections du Museum of modern art de New York, Paris, Abril-Mayo 1955. Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 118, 2/IV/1955, en ella refiere “la exposición de pintores americanos”.   Y luego nos hemos referido a: Museo Nacional de Arte Contemporáneo, The New American Painting-La Nueva Pintura Americana, Madrid, Julio 1958.

[57] Los términos “ingenuo” y la cara de niño asustado proceden de: Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 592, 7/III/1955.  En la misma afirma haberle conocido hacía un año.

[58] Está descrito en: POPOVICI, Cirilo.  Sempere. Madrid: Ministerio de Educación y Ciencia, 1972, p. 14.

[59] Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 138, 2/XII/1956.  Vicente Aguilera Cerni añade a Montesa, dentro de los artistas con los que coincide.  AAVV. Sempere.  Madrid: “Cuadernos Guadalimar”, Op. cit. p. 14.

[60] Vid. AGUILERA CERNI, Vicente.  Tres notas sobre Eusebio Sempere. Valencia: “Arte Vivo”, Nº 1, I-II/1959 y Nuevo Arte Valenciano.  Barcelona: “Revista”, I/1959.

[61] Y consecuencia el artículo: AGUILERA CERNI, Vicente.  Tres pintores valencianos.  Valencia: “Levante”, 21/IV/1957.

[62] El 10 de enero de 1957.  Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 139, 6/I/1957.

[63] Galerie La Roue, Balaguer, Morera, Ramo, Sempere, Victoria, París, 5-19 Abril 1957.

[64] Me estoy refiriendo, claro a: RILKE, Rainer María.  Los cuadernos de Malte Laurids Brigge.  Buenos Aires: Losada, 2009 (la edición consultada), p. 27.

[65] Galerie Denise René, Le premier salón de la sculpture abstraite, París, 10 Diciembre 1954-15 Enero 1955 (Anthoons; Arp; Béothy; Bloc; Calder; Chillida; Descombin; Franchina; Gilioli; Jacobsen; Lardera; Schnabel; Schöffer; Somaïni y Stahly).

[66] “Desde dentro” (III/1953), 98.4 x 27.9 x 40 cm. Solomon R. Guggenheim Museum, New York 58.1504 © 2018 Artists Rights Society (ARS), New York / VEGAP, Madrid.   Con esta mención expresamos nuestro agradecimiento a la Sucesión Chillida.

[67] SEMPERE, Eusebio.  Primer salón de escultura abstracta.  Valencia: “Levante”, 30/I/1955.   Concluye apodíctico Sempere: “el hierro del vasco Chillida. Conozco desde hace años a Chillida”.

[68] A esa labor didáctica, que sin descanso emprende Sempere en estos años, debe sumarse su artículo “Del cubismo a la pintura abstracta”.  Valencia: Universidad de Valencia, 1954.   En nuestro texto viajarán otros escritos, sus entrevistas o conferencias, imbuidas de ese espíritu o los referidos sobre la exposición de escultura en Denise René o el “Manifiesto” (1955) más “Yo veo el arte en 1956, así” (1956) y “Dos tendencias actuales de la pintura abstracta.” (1958).

[69] SEMPERE, Eusebio.  Primer salón de escultura abstracta.  Op. cit. En el ejemplar del artículo archivado por Sempere, el artista subraya los nombres de Jacobsen y Schöffer. Fundación Caja Mediterráneo. Centro de Documentación e Investigación. Legado Eusebio Sempere.

[70] Cita Vicente Aguilera Cerni a Arp, refiriendo a Sempere.  AAVV. Sempere.  Madrid: “Cuadernos Guadalimar”.  Op. cit.

[71] “Es una exposición trascendente y aunque muchas de las obras no estén completamente logradas abren nuevos caminos para la abstracción (que ya empieza a repetirse) y para el arte”. Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 119, 25/IV/1955.

[72] Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 593, 30/IV/1955.

[73] Arcay realizó también litografías.

[74] Galerie Denise René, Groupe. Chez Denise René, París, 1958.

[75] VASAREY, Victor.   Notes pour un manifeste. HULTEN, Pontus.  Mouvement-Temps ou les quatre dimensions de la PLASTIQUE CINETIQUE.  En “Le Mouvement”.  Paris: Galerie Denise René, programa, 1955.

[76] SEMPERE, Eusebio. Yo veo el arte en 1956, así.  Valencia: “Levante”, 1/X/1956.  En él reproduce una parte de las palabras de Vasarely.

[77] SEMPERE, Eusebio. Dos tendencias actuales de la pintura abstracta.  Valencia: Movimiento Artístico del Mediterráneo, 1958

[78] VASARELY, Victor. Sempere.  Madrid: Ateneo de Madrid, Cuadernos de Arte, 1960, s/p.

[79] DANTO Arthur C. Tres décadas después del fin del arte.  En “Después del fin del arte”.  Barcelona: Paidós Estética, Barcelona, 2010, pp. 49-71.

[80] MELIÀ, Josep. Sempere. Op. cit. pp. 250 y 254: “(…) Sempere y Loló reparten sus manifiestos.  Han impreso cien ejemplares, solamente, uno en cada una de las caras, para ahorrar papel.  Lo entregan de mano en mano el día de la inauguración.  Herbin se enfada, porque considera que es un vedetismo inadmisible en una exposición colectiva.  Seuphor, que conocía el texto previamente y lo había aprobado, se limita a sonreír”.

[81] En los archivos del Legado Sempere se conserva el ejemplar mecanografiado de la parte de Sempere.  Que, escrito en primera persona, quedó luego pluralizado en el definitivo “Manifeste” repartido. Fundación Caja Mediterráneo. Centro de Documentación e Investigación. Legado Eusebio Sempere.

[82] Club Universitario, Pinturas-Esculturas-Collages-Dibujos de Eusebio Sempere y Loló Soldevilla, Valencia, 3-15 Noviembre 1954

[83] Así anunciado, en correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 592, 7/III/1955: “El viernes próximo por la tarde habrá una inauguración en Denise René de la exposición de obras de pintores, entre los que están Agam y Soto. Iré como es natural, porque promete ser interesante. Algunas obras de Soto ya las he visto en su casa y son una búsqueda del movimiento óptico por desplazamiento del espectador. Las de Agam ya creo que usted las conoce”.

[84] Rotary Demisphere (Precision Optics), Paris, 1925.  Semiesfera pintada de papel maché montado en un disco cubierto de terciopelo, anillo de cobre con forma de plexiglás, soporte de motor, polea y metal, 148.6 x 64.2 x 60.9 cm. Colección MoMA, Nueva York.

[85] Son citados enseguida.

[86] BORDIER, Roger. L’oeuvre transformable. En “Le Mouvement”  Op. cit.  También refiero la escritura de la cronología: HULTEN, Pontus.  Petit memento des arts cinétiques. En Ibíd.

[87] Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 593, 30/IV/1955.

[88] Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 120, 17/VI/1955.

[89] Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 122, 5/IX/1955.

[90] Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 124, 29/X/1955.

Sempere incorporó, desde su apertura a la entonces llamada “Colección Arte Siglo XX” (Alicante), la escultura múltiple “Chronos X” (1971), de este autor, adquirida en 1977 en la Galerie Denise René.  Actualmente expuesta en el MACA, Alicante.  El asunto de su relación con Schöffer está narrado en: DE LA TORRE, Alfonso.   Réalités nouvelles-Tesoros comunes.  Madrid-Caracas: Galería Odalys, 2016.

[91] Al asunto de la relación de Soto y Sempere le hemos dedicado reflexión en: DE LA TORRE, Alfonso. Cegados los ojos.  Jesús Rafael Soto en España.  Madrid-Caracas: Galería Odalys, 2018.   Ya se dijo que Sempere expuso en 1950, el año de la llegada de Soto a Paris, en el V Salon des Réalités Nouvelles, luego lo haría también en 1955, donde además de conocer a la inefable Nina Kandinsky, Arp o Poliakoff, a Vantongerloo y Magnelli, estableció contacto con artistas jóvenes vinculados a Denise René, con quien Sempere colaboraba, conociendo a artistas como Agam, Schöffer, Soto o Vasarely.  Vid. sobre la estadía de Sempere en Paris y su posterior retorno a Madrid: DE LA TORRE, Alfonso.  Ida y vuelta.  En “Eusebio Sempere.  Una antología, 1953-1981”. Op. cit. pp. 37-67.  El encuentro con Soto, a quien piensa visitar durante su estadía en Copenhague (1956), debe documentarse hacia 1953: “En los años 53 y 54 conocí a Vasarely, Soto, Arp, Agam, Schöffer, a quienes ya empezaba a aglutinar la galería Denise René”.  SEMPERE, Eusebio.  Notas biográficas de Eusebio Sempere.  En “Eusebio Sempere.  Una antología, 1953-1981”.  Ibíd. p. 284.    Una carta de Sempere a Alfons Roig, de 1955, certifica el 7/III/1955: “algunas obras de Soto ya las he visto en su casa”.   Otra, al mismo remitente, de enero de 1958 señala: “Denise quería hablarme sobre una reunión que tuvimos hace días con Vasarely, Schöffer, Tinguely, etc. para una próxima exposición (…) por lo cual tengo que hablar mañana con Soto”. Vid. también. FERNÁNDEZ GARCÍA, Antonio.  La obra de Eusebio Sempere desde una investigación visual de la pintura.  Madrid: Universidad Complutense, 1989,  pp. 476-477. Vid. también: MELIÀ, Josep. Sempere. Op. cit., p. 260: “Es en aquel tiempo, precisamente, cuando Sempere empieza a conocer personas con las que se siente identificado y a las que no duda acudir si se halla en estado de necesidad.  ¿Quiénes son? (…) Vasarely, Soto, Arp, entre los extranjeros (…) Otro amigo fiel de aquellos años fue Jesús Rafael Soto (…) le conoció por mediación de Vasarely -intimaron cuando le propuso que le ayudara a preparar una exposición.  De noche, en las pausas de los recitales de L’escale, discutían sobre el alcance de la obra de Malevich (…) Ayudaría a Jesús Rafael Soto en la preparación de una exposición que le habían pedido desde Caracas”.  Ibíd. pp. 268-272-280. Por el fechado del asunto parece claro que la ayuda de Sempere a Soto tuvo que ver con la exposición que se inauguraba el 30 de junio de 1957, Soto: Estructuras cinéticas en el Museo de Bellas Artes de Caracas. También: “Tengo un gran cariño por el pintor Jesús Soto, quien me ayudó en todo momento.  Me invitaba muchas veces a comer en su casa.  En aquel tiempo tenía que dividir su trabajo entre la pintura y sus sesiones de guitarra en una boîte de la calle Mr. Le Prince.  En una ocasión le ayudé a preparar una exposición que debía mandar a Venezuela con mucha urgencia.  Sus obras ya eran tridimensionales, trabajaba sobre plexiglás, grandes huellas digitales o rayas de colores que por desplazamiento del espectador producían una suave vibración óptica”.   SEMPERE, Eusebio.  Notas biográficas de Eusebio Sempere.  En “Eusebio Sempere.  Una antología, 1953-1981”.  Op. cit. p. 286.

[92] Galerie Denise René, André Bloc, Paris, 8 Junio-2 Julio 1956

[93] El asunto está evocado en: FOLON, Jean Michel.  Je vous écris.  La Colle-sur-Loup: Francis Delille-Hersecher,  1986, s/p.  Son palabras de Arcay: “C’est miraculeux…C’est fantastique…Magnelli habitait là, Van Doesburg aussi, il y avait tellement de grands artistes, encore inconnus du public.   Et André Bloc a ouvert un atelier et m’a dit: voilà, cet endroit est à vous (…)”.  Arcay menciona el paso por su taller de artistas como Léger, Jacques Villon o Sonia Delaunay.  En Ibíd.

[94] Gino Severini (Cortona, 1883 – París, 1966).  En ese tiempo había realizado los mosaicos para la iglesia de Saint-Pierre en Friburgo y el mosaico para La Consegna delle Chiavi.  Su trabajo con el mosaico se mostró en la galerie Cahiers d’Art en Paris, dando allí conferencias sobre la historia del mosaico en Ravenna.

[95] Correspondencia con Alfonso Roig, donde anuncia próximas visitas: a Madame Kandinsky y de Lassaigne días después.   Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 113, 14/XII/1954.

[96] París, 1911-1983.

[97] Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 115, 8/I/1955

[98] Galerie René Drouin, Kandinsky-Époque parisienne 1934-1944, París, 2 Junio 1949.   La importancia de esta exposición se cita en diversos lugares, entre otros: AAVV. Sempere.  Madrid: “Cuadernos Guadalimar”.  Op. cit. p. 82.   En diversas ocasiones Sempere relacionó esta exposición con su primera exposición en Mateu.

[99] “Fue (…)  una tarde inolvidable. Me acompañó Loló Soldevilla que hizo su visita como delegada cultural de su país. Mme. Kandinsky es extraordinariamente amable y estuvo hablándonos de su marido durante tres horas. Tomamos té y (…) nos mostró el estudio y las obras que guarda y me pareció un tesoro. Yo mismo colocaba los cuadros que Mme. me indicaba, en el caballete, y son tan bellos, que me resultaba difícil soportar tanta emoción sin llorar y abrazar a esta señora que vivió con el pintor y le ayudó tanto su trabajo”.  Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 115, 8/I/1955.

[100] Popovici  había conocido a Sempere en París en 1953, según explicaba en: POPOVICI, Cirilo.  Sempere. Op. cit. p. 15.

Autor del temprano artículo sobre la abstracción: POPOVICI, Cirilo.  L’art abstrait en Espagne.  París: “Cimaise”, X-XI/1955.

[101] Las conversaciones duraron entre marzo y septiembre de 1955, en que Sempere las da por fracasadas.  Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 124, 29/X/1955.

[102] KANDINSKY, Wassily.  Regard sur le passé. París: Galerie René Drouin, 1946.  Traducido par Gabrielle Buffet-Picabia

[103] Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 129, 17/V/1956. Nueva visita, “hace unos días”, a Mme. Kandinsky, acompaña a Lucio Muñoz y Joaquín Ramo.

[104] Entre otros: AGUILERA CERNI, Vicente.  Introducción a la pintura americana (1955); DEGAND, Léon.  Langage et signification de la peinture en figuration et en abstraction (1956);  LHOTE, André.  Theory of figure painting (1954); ROMERO BREST, Jorge.  La pintura europea contemporánea (1900-1950) (1952) y SCHÖFFER, Nicolas Spatiodynamisme (1955). Otros autores que quedan citados, sin especificarse obra: Guillaume Apollinaire, Louis Aragon y Miguel Hernández,

[105] Una carta del Director del Colegio de España extiende una recomendación a Sempere como dibujante y organizador de exposiciones en la UNESCO (referido en siguiente carta).   MACA-Correspondencia Sempere, nº 588, de 7/III/1955 y MACA-Correspondencia Sempere, nº 118, de 2/IV/1955

[106] Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 135, 23/VII/1956.   La visita se produjo ese mismo día de la carta. La especial relación con Arp se describe en: SORIA HEREDIA, Fernando.  Eusebio Sempere.  Op. cit. p. 94.y también vid. MELIÀ, Josep. Sempere. Op. cit. p. 260.

[107] Vasarely “quiere proporcionarme un trabajo que me permitirá quedarme en París.  Yo me alegro mucho de esta promesa porque además podré estar más en contacto con él y relacionarme con gente del arte”.  Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 122, 5/IX/1955.  También la relación con Vasarely está tratada en: SORIA HEREDIA, Fernando.  Eusebio Sempere.  Op. cit. pp. 97-98 y también vid. MELIÀ, Josep. Sempere. Op. cit. p. 268.

[108] Galerie Denise René, Vasarely.  Elements de la plastique cinetique, 18 Noviembre-Diciembre 1955.  Coincide con Mme. Kandinsky y Schöffer.  Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 124, c. XI/1955

[109] Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 128, 10/III/1956.  La exposición se celebrará, finalmente, entre marzo y abril de 1960.  Vid. el capítulo “Roberta González” en: SORIA HEREDIA, Fernando.  Eusebio Sempere.  Op. cit. pp. 100-101.

[110] Había participado en la exposición “L’Internationale de l’Art Abstrait” (1950).

[111] Su acceso al Salon tuvo que ver con la recomendación de Fredo Sidés, que había sido esposo de Raquel Meller.  Aquel le presentó a Auguste Herbin.  Está narrado en: SORIA HEREDIA, Fernando.  Eusebio Sempere.  Op. cit. pp. 72-73.  El primer Salon al que asistió, el V, se celebró entre 10 Junio-15 Julio 1950 en el Palais des Beaux Arts de la Ville de París.  Sempere reconoce haber discutido mucho con el gruñón Herbin, son sus palabras. TRAPIELLO, A.: Conversación con Eusebio Sempere.  Op. cit. pp. 58-59.

[112] Palais des Beaux Arts de la Ville de Paris, 11e Salon des Réalités Nouvelles-Nouvelles Réalités, Paris, 29 Junio-5 Agosto 1956.

[113] Fondation de Monaco-Cité Universitaire, Manifestation d’Art 1949, París, 21 Mayo-5 Junio 1949.

[114] Colegio de España, Exposition permanente des peintres résidents, París, 1 Marzo-23 Mayo 1955.   La exposición tenía la particularidad de que cada participante expuso individualmente su obra durante una semana. Colegio de España, Exposition de jeunes peintres espagnols, París, 1-6 Junio 1955

[115] Nos referimos a las exposiciones que, bajo el título de “Exposition de jeunes peintres espagnols”, se celebraron en el colegio del 1-6 Junio 1955 y 14-24 Junio 1956.   Fuente:  PEDREROL, Ana María-GARCÍA, Josep Miquel. 30 años de la reapertura del Colegio de España en París.  Homenaje a la exposición de pintores residentes en 1952.  París: Colegio de España, 2017.

[116] Maison Internationale-Centre Culturel Cité Universitaire, Peintres espagnols d’aujourd’hui (Balaguer, Beti, Edo, Ley, Monzón, Puig, Rue, Sempere, Vargas, Victoria), París, 17 Marzo 1958.   Ese mismo año expuso en: Cimaise de París, Art Abstrait, París, 7-18 Enero 1958.

[117] Musée d’Art Moderne, Henri Matisse. Exposition Rétrospective, París, 28 Julio-18 Noviembre 1956. AAVV. Alfonso Roig i els seus amics.  Valencia: Diputació de Valencia, 1988, p. 63, la nota es del 30/IX/1956.

[118] ALCARDI, Simone.  Los españoles en París.  Coloquio con Eusebio Sempere.  Op. cit.

[119] Galerie Charpentier, Cent tableaux de Modigliani, Paris, 16 Abril-31 Mayo 1958.

[120] VENTURA MELIÁ, Rafael.  Sempere: ‘No creo en el arte moderno’.   Valencia: “Valencia Semanal”, 9-15/IX/1979.

[121] Galerie Denise René,  Mondrian, París,  8 Marzo-8 Abril 1957A Mondrian, “luchador incansable”, le dedicará hermosas palabras en: SEMPERE, Eusebio. Dos tendencias actuales de la pintura abstracta.  Op. cit.

[122] Editadas con motivo de la exposición de Mondrian en Denise René. Vid.: AAVV.  Catalogue des ouvrages édités 1949-1961.  Paris: Éditions Denise René, Paris, 1961, p.

[123] SORIA HEREDIA, Fernando.  Eusebio Sempere.  Op. cit. p. 105.

[124] Ibíd.. p. 90

[125] PLANELLS, Mariano. Eusebio Sempere: ‘En España me acusan de racional’”.  Palma de Mallorca: “Diario de Mallorca”, 5/VII/1974.

[126] TRAPIELLO, A.: Conversación con Eusebio Sempere.  Op. cit. p. 23.

[127]  MELIÀ, Josep. Eusebi Sempere. Arte cinético y tradición. Barcelona: “El Correo Catalán”, 10/II/1974.

[128] MELIÀ, Josep. Sempere. Op. cit. p. 260.  La exposición, organizada por el Instituto Francés en España y la Asociación Francesa de Acción Artística, se celebró, entre mayo y junio de 1955, en el Museo de Arte Moderno, en Madrid, itinerando a Barcelona, Valencia, Zaragoza y Bilbao. Contenía obras de Hartung, Manessier, Soulages, Viera da Silva o Jacques Villon, entre otros veinticinco artistas que expondrían sus creaciones junto a un tapiz de Matisse.

[129] En noviembre de 1956 se celebró en las Salas de la Dirección General de Bellas Artes, en la Biblioteca Nacional de Madrid, la exposición Pintores suizos contemporáneos que incluía obras de Paul Klee.

[130] Nos referimos a la celebrada en julio de 1958: The New American Painting-La Nueva Pintura Americana, en el Museo Nacional de Arte Contemporáneo, de Madrid, compuesta por obras procedentes del Museum of Modern Art de Nueva York.

[131] Exposición en el Museo Nacional de Arte Contemporáneo de Madrid: Diez años de pintura Italiana 1946-1956, en la que se podían contemplar obras de Carrá, De Chirico, Morandi o Vedova, entre otros, con un catálogo con textos de los artistas presentes (19 Mayo-15 Junio 1958).

[132] Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 127, 10/I/1955

Cita la Bienal, Hispanoamericana, “que no me pareció ninguna cosa”.

Entendemos en el camino de ida hacia Paris, vía Barcelona.  Palacio de la Virreina y Museo de Arte Moderno, III Bienal Hispanoamericana de Arte, Barcelona, 24 Septiembre 1955-6 Enero 1956

[133] “Pronto veré a un pintor que ha venido de Cuba”. Así anunciado, en correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 592, 7/III/1955

[134] “Le premier atelier de mon père était à Meudon chez André Bloc l’éditeur de la revue ‘Art d’aujourd’hui’, en 1953 il déménage à Vélizy il travaille toujours pour André Bloc et le groupe Espace et à partir de 1955 il imprime beaucoup pour Denise René peut-être que Sempere a imprimé à ce moment-là”. Correspondencia con Jérôme Arcay, 30/I/2018  Con esta mención expresamos nuestro agradecimiento a Jérôme Arcay.

[135] El llamado “Le fôret domaniale de Meudon”

[136] Se trataba de Erika Buggert, primera mujer de Wifredo, trabajadora en la UNESCO. Correspondencia con Jérôme Arcay.

[137] En Clamar-Meudon.

[138] Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 627, 16/VIII/1956.  El 1 de septiembre llega Roig a Paris, le esperan Sempere y Arcay.  AAVV. Alfonso Roig i els seus amics.  Op. cit. p. 53.  Coinciden nuevamente el 12/IX/1956.

[139] Según carta a M. Camblor, de esa fecha.  Afirma estará seis o siete días en el estudio de un amigo.     El 25/X/1957 se encuentra en el Pabellón de Mónaco.  Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 136, 25/X/1957.

[140]

Vasarely “Álbum n°1”, 1955 (doce serigrafías); “Álbum Venezuela”, 1956 (doce serigrafías);  Vasarely/Mortensen, “Álbum”, 1956 (tres serigrafías de cada autor) y Vasarely, “Album III Cinétique”, 1959 (doce serigrafías); Mondrian, 1957, “Álbum” (doce serigrafías); Sophie Taeuber-Arp, “Álbum”, 1957 (diez serigrafías)

Mortensen, “Álbum” 1953 (seis litografías) y “Album Res et Signa”, 1959 (diez serigrafías).Herbin, “Album”, 1959-1961 (doce serigrafías). Arp, “Album”, 1959 (doce serigrafías). Dewasne-Deyrolle-Jacobsen-Mortensen-Vasarely, 1953 (una serigrafía por autor). Deyrolle, “Album y Suite”, 1949-1950, seis y seis litografías.. Edgard Pillet, “Album”, 1952 (doce serigrafías).  Correspondencia con Jérôme Arcay, 31/I/2018, refiriendo las ediciones para Denisé René, por Arcay, durante el tiempo de estadía de Sempere en París, si bien es sabido la colaboración no comenzará hasta 1956.  AAVV. Catalogue des ouvrages édités 1949-1961.  Op. cit.

[141] Correspondencia con Alfonso Roig.  Carta MACA 162, 16/XII/1959