LUIS TOLOBA LÓPEZ-OBITUARIO

LUIS TOLOBA LÓPEZ-OBITUARIO

LUIS TOLOBA-OBITUARIO

 

LUIS TOLOBA LÓPEZ (Madrid, 1960-2007)

 

Siempre se es demasiado joven para morir.  Mas parece que hacerlo a los cuarenta y seis años, hace clamar contra los designios que -con tanta crueldad- impone la realidad.

Habiendo realizado estudios especializados de fotografía, imagen y sonido, su labor comenzó en 1976 realizando reportajes para la revista “Ciudadano”.   Tras trabajar en diversas revistas (“Jano”, “Medicina Integral”, “Futuro” y “Antiqvaria”, entre otras) su actividad se orientó, con claridad, hacia el mundo del arte contemporáneo (en los años ochenta colaboró en las ediciones de “Tabapress”, Museo Pablo Gargallo, Centro Galego de Arte Contemporánea o La Caixa).   Colaborador de los catálogos de numerosas casas de subasta (“Sala Retiro”, “Subastas Cibeles”, “Subastas Velázquez” o “Fernando Durán”), algunos de sus grandes trabajos han tenido que ver con la “Colección Circa XX-Pilar Citoler”, de cuyo Departamento Fotográfico era titular.   Otros trabajos suyos, de excepcional talla, son los que supusieron la culminación del “Catálogo Razonado de Pinturas de Manolo Millares” (Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y Fundación Azcona, 2004).   Actualmente trabajaba en el razonado de otro de los artistas de “El  Paso”, Manuel Rivera, que editará esta misma fundación en 2008 y al que dedicó sus últimos días de esfuerzo.  Sus colaboraciones en publicaciones de arte contemporáneo fueron innumeras.  Destaquemos, entre otras la dirección fotográfica de “La poética de Cuenca” (Centro Cultural de la Villa, 2004).

Escribir que Luis Toloba era un gran profesional parece lo ajustado en una necrológica, mas es de justicia citar que comenzó su trabajo, con apenas dieciséis años, y prosiguió hasta los últimos días, aun a sabiendas de su enfermedad, de la que tenía los peores diagnósticos.   Se ha escrito en muchas ocasiones sobre cómo la talla de las personas se aprecia en los momentos difíciles de su existencia, cuando los días están contados, y los que restan convierten el “hoy” en parte de una desesperante cuenta atrás.   Toloba, gran fotógrafo, dio entonces muestra de una imponente talla personal.  Algo que adivinábamos, pero que mostró toda su dimensión cuando hace dos años le fue diagnosticada la enfermedad.  Tan escéptico respecto a su supervivencia como ilusionado por vivir, siempre tuvo una nota de humor chusco para la visión del futuro.  Este mismo 2007, su participación habitual en el programa de arte contemporáneo que promueve “El Corte Inglés” coincidiendo con ARCO, le exigió un mayor esfuerzo que incluía un conjunto de viajes.   Nada le arredró: entre “quimio” y consulta, pena y recuperación, su coche enfiló brioso el estudio donostiarra de José Ramón Amondarain. También los de Eduardo Arroyo, Felicidad Moreno o Daniel Verbis.

Recordamos, para terminar, que del dolor surge, como único consuelo, la esperanza.   Su hijo, Luis Toloba Martínez, recibió las enseñanzas de su padre y su futuro se encamina, con ilusión, hacia la fotografía profesional.   A él se lo hemos oído decir con la justicia y el coraje que aprendió de su padre: “he tenido al mejor maestro”.